Política

En Juntos por el Cambio se disparó la discusión por una candidatura: Mauricio Macri ¿necesita fueros?

Aunque falta mucho tiempo, varios dirigentes hablaron de ese tema en los últimos días

La discusión ya había asomado, avanzó con el allanamiento en la casa de su secretario Darío Nieto y se aceleró con la serie de detenciones de este martes por el presunto espionaje ilegal a durante su gobierno: ¿Mauricio Macri será candidato a diputado el año próximo, para conseguir fueros y mantenerse en la escena política ante lo que considera una arremetida del kirchnerismo para complicarlo judicialmente? La posibilidad creciente generó preocupación en un sector de Juntos por el Cambio y en dirigentes referenciados en Horacio Rodríguez Larreta.

En público, y en muchos casos también en privado, insisten en que falta muchísimo para las definiciones electorales. Que en el contexto de pandemia, incertidumbre y desplome económico hablar de las candidaturas para el año próximo es casi ciencia ficción. Pero ya hubo advertencias sobre la posible suspensión de las primarias -la UCR también encendió la alarma por las generales- y arrancaron las reuniones presenciales y virtuales para empezar discutir el escenario de cara a las legislativas. Con un tema preponderante: la eventual postulación de Macri, por su impacto en el armado de la coalición opositora.

“Si lo arrinconan va a ser lo mismo que hizo Cristina, una candidatura forma parte de su defensa no solo por los fueros sino para revalidarse electoralmente. Pero falta una vida y Mauricio no está pasando por un buen momento. El enojo por su gestión está muy fresco”, resumió un referente del PRO en la Ciudad la mirada del sector que, sin despegarse de Macri, preferiría que se mantenga a un costado y que Rodríguez Larreta despliegue su estrategia de cara a las presidenciales de 2023, con la estación previa de las legislativas del año próximo.

El juez federal Federico Villena ordenó este martes las detenciones de Susana Martinengo -ex coordinadora de Documentación Presidencial-, Diego Dalmau Pereyra -ex jefe de Contrainteligencia- y los ex agentes Leandro Araque y Jorge Sáez, entre otros involucrados en la causa por espionaje ilegal a políticos, empresarios, periodistas, dirigentes sociales y religiosos durante el gobierno de Macri. Buena parte de los referentes partidarios, legislativos y ex funcionarios respaldaron al ex mandatario en un comunicado el fin de semana, luego del allanamiento al domicilio de su secretario. Fue una pausa en las internas por el liderazgo y el malestar de algunos que firmaron y habían sido espiados, como el propio Rodríguez Larreta. “La AFI nos caminó en nuestro gobierno, por acción u omisión. Porque lo ordenaron o no lo supieron controlar, las dos opciones son preocupantes», dijo uno de ellos a Clarín.

Macri no confirma ni descarta una candidatura, aunque la secuencia potenció el dilema en Juntos por el Cambio por el efecto de una eventual boleta encabezada por Macri en la Ciudad en las aspiraciones de Rodriguez Larreta, la relación con los socios -en especial los radicales- y el armado en las provincias, porque «nacionalizaría» la elección y los acuerdos previos. “Con buen criterio no se incluye ni se excluye. Decirlo hoy sería un error porque falta muchísimo y descartarlo también, porque pasaría a valer menos”, dijo a este diario un dirigente con trato frecuente con el ex presidente, convencido de que un sector del Frente de Todos lo “perseguirá” judicialmente -un argumento similar al que había esgrimido la propia Cristina Kirchner hace unos años- para ubicarlo como adversario.

Además del espionaje ilegal, Macri es investigado por presunto fraude y lavado de dinero por los préstamos del Banco Nación a Vicentin, las acusaciones de presiones a magistrados y fiscales mediante la llamada “mesa judicial” durante su gobierno y en la causa del Correo Argentino, acaso la que más lo inquieta según sus allegados, por daño patrimonial al Estado en la negociación de la deuda con la empresa familiar en 2016.

La posibilidad de una candidatura generó inquietud en el sector moderado del PRO, que procura salir de la polarización para intentar avanzar sobre el centro del electorado ante la lectura de una posible «radicalización» de la gestión de Alberto Fernández. “Si se siente acorralado, él va a ir por los fueros. Es lo que quiere el Gobierno, pero va a generar muchísimo ruido y a condicionar en las provincias, porque nacionaliza la elección”, advirtieron referentes de ese armado, con la aclaración de que buscarán que forme parte desde otro lugar. Incluso se escuchó la comparación con el proceso del Frente de Todos: con Cristina Kirchner no alcanzaba, sin ella no era posible. Algo similar plantearán con Macri.

Aun concentrado en la gestión la etapa más complicada del coronavirus, Rodríguez Larreta a su vez arrancó con las reuniones para avanzar con su armado político y electoral. Una de las más resonantes con María Eugenia Vidal, Martín Lousteau y Emilio Monzó, conocida por la confirmación del contagio de la ex mandataria bonaerense. Una postulación de Macri alteraría los planes y el análisis de otros nombres para encabezar la boleta en el bastión del PRO: Diego Santilli -incluso dejaron trascender que mediría mejor que el ex presidente-, Fernán Quirós -depende de cómo siga su gestión en la pandemia- y hasta Vidal, si regresa al distrito. Uno de los operadores también dejó correr que Macri podría ser candidato en la provincia: “Es nacido en Tandil”. Dirigentes muy cercanos a Rodríguez Larreta también contaron que hubo momentos ásperos en su última reunión con el ex presidente.

Otros acotaron las pujas a diferencias circunstanciales. “Más allá de alguna discusión, hay mucho más acuerdo que lo que la mayoría piensa. Tal vez no alrededor, pero ellos dos saben que no hay uno sin el otro”, procuró atenuar la disputa un referente con vínculo con ambos. También restará definir cómo mueven Elisa Carrió -retirada aunque nadie descarta otra candidatura, en Ciudad o la provincia- y Martín Lousteau, otro actor con protagonismo en el distrito.

En la UCR también repercutió la posibilidad de una postulación de Macri. “Creo que no tiene margen para ser candidato”, aseguró Alfredo Cornejo, uno de los pocos que se animó a hablar públicamente. “No hay que descartar a nadie, necesitamos a todos en una estrategia de unidad de la coalición”, buscó luego conciliar el titular del partido. “Su liderazgo está bastante discutido incluso en el PRO y tampoco creemos que tenga interés, ya fue diputado y sufrió el rol legislativo, pero veremos qué decide”, ratificó un referente del radicalismo.

Otro fue más enfático todavía: “Si pretende volver sería muy malo para Juntos por el Cambio. La UCR no bancaría”. En una de las provincias gobernadas por el radicalismo marcaron que la imagen negativa de Macri supera el 50%, incluso más alta que cuando dejó la presidencia en diciembre y por encima de Cristina Kirchner. Aun así los aliados y los «moderados» del PRO reconocieron que en caso de que confirme ese camino les será difícil resistirlo en una interna, con el agregado de la sospecha de que en 2021 no habrá PASO.

Fuente: Diario Clarín.

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *