Política

El exministro Etchevehere denunció la usurpación de un campo y culpó a Grabois

El exministro de Agricultura de la Nación durante el gobierno de Mauricio Macri, Luis Miguel Etchevehere, denunció hoy la usurpación de un campo familiar en La Paz, provincia de Entre Ríos y apuntó contra el dirigente social Juan Grabois.

«Un grupo armado, liderado por Facundo Taboada, ingresó por la fuerza y usurpó en Entre Ríos un campo propiedad de Las Margaritas SA en nombre de Juan Grabois. Se denunció el hecho en la fiscalía de La Paz, a cargo del fiscal Dr. Oscar Sobko», escribió el exfuncionario en su cuenta de Twitter.

La denuncia de Etchevehere se dio luego que Grabois anunciara en Twitter que la hermana del exministro de Agricultura, Dolores, que mantuvo un conflicto con la madre y hermanos del exministro, donó el 40% de sus tierras para un proyecto agroecológico que piensan desarrollar en esas tierras.

En un comunicado, Las Margaritas SA precisó que «un grupo de 40 desconocidos en una decena de autos, liderados por Facundo Taboada, ingresaron por la fuerza, con armas en su poder, al establecimiento rural «Casa Nueva», propiedad de Las Margaritas SA, ubicado en el Departamento La Paz, Provincia de Entre Ríos».

Luego agregó que «los agresores amenazaron al personal que trabaja en el lugar y mencionaron que estaban tomando el campo en nombre de Juan Grabois«. Agregó que «las autoridades de la empresa, frente a la violación de la propiedad privada, radicaron la denuncia por usurpación en la fiscalía de La Paz a cargo del Dr Oscar Sobko y pusieron en conocimiento de los hechos a las más altas autoridades del ejecutivo provincial y a la Policía de Entre Ríos».

Ante una consulta de LA NACION, Juan Diego Etchevehere, hermano del exministro, le dijo a este medio que están esperando a que intervenga la Justicia.

En tanto, Grabois señaló a LA NACION: «Lo que hicimos nosotros, como Proyecto Artigas, junto a Dolores Etchevehere, Jóvenes por el Clima y Productores Rurales Unidos, fue tomar en forma pacífica y legal la posesión de la cuota parte de la herencia que le corresponde a Dolores. El usurpador es él, además de corrupto, evasor y violento. Estamos presentados en todas las causas penales y civiles», se descargó.

«No llegaron armados, son chicos de Jóvenes por el Clima y dos abogados que están con Dolores. El tipo no puede creer que su policía sobornada no puede hacer nada porque todo es legal», agregó Grabois. Señaló que estas personas llegaron a la estancia a eso de las 10 de la mañana y fueron recibidos por el casero. En rigor, desde el espacio de Grabois difundieron una foto de la hermana del exministro saludando a quien sería supuestamente el casero de la estancia.

«Seguiremos avanzando en el inventario de la herencia para que la legítima heredera y sus nuevos socios hagan uso de su derecho a propiedad sobre los bienes que le corresponden que incluyen campos, hacienda, inmuebles y empresas«, precisaron desde el entorno del dirigente social.

Esta mañana, Grabois hizo público un video en el que Dolores Etchevehere acusa a sus hermanos de supuestos hechos delictivos. «En nombre de nuestra herencia, hicieron todo tipo de actos de corrupción. Intenté buscar justicia insistentemente. Investigué, descubrí y denuncié», señala en las imágenes. Precisa: «He decidido ceder el 40% de mi herencia para construir un proyecto agroecológico sobre las tierras que me corresponden», amplió.

La denuncia por la usurpación

Según un documento de la denuncia proporcionado por el abogado de la familia Etchevehere, Rubén Pagliotto, se hizo una denuncia contra Facundo Taboada por los presuntos delitos de acción pública y contra los que participaron o hayan formado parte «en la comisión de hechos antijurídicos que, en aproximación típica, precipitaron en el delito de usurpación». Además, se solicitó una orden de desalojo a la Procuración General de Entre Ríos. El documento está firmado por Leonor Beatriz de Etchevehere y Pagliotto.

«A las 11.08, aproximadamente, el encargado del Establecimiento «Casa Nueva», Sr. Ángel Martínez, se comunica telefónicamente a la administración (de Las Margaritas SA) informando que estaban intrusando el campo individualizado en el epígrafe. El mencionado empleado rural, describe que ingresaron más de 15 vehículos al casco sin autorización, con gente a bordo y carpas en sus manos. Que, acto seguido, ingresaron a la casa principal, el escritorio y los galpones, siempre con gestos y tono verbal de marcada violencia y autoritarismo. También hicieron lo propio ingresando a la casa del casero, a lo que se debe acuñar, hecho no menor por cierto, que a uno de los intrusos que vestía remera color amarilla, se le vio nítidamente la portación de un arma de fuego en la cintura, incluso dos de ellos hacían mención a armas que portaban, seguramente para acentuar el sentido intimidante sobre los empleados del establecimiento. Luego, con una carga inusitada e inhabitual de violencia, amenazaron a las personas que se encontraban en las instalaciones, le exigieron las llaves de todas las puertas y les revolvieron sus pertenencias personales, tratando de arrebatarles sus teléfonos celulares, de tal suerte, colijo, de impedirles que puedan comunicarse con la policía», indica el documento que relata parte de los hechos.

«El señor Facundo Taboada, no solo que la insultó con epítetos irrepetibles a la casera, Sra. Ramona Rodríguez, sino que le arrancó por la fuerza su celular cuando advirtió que ella se había comunicado con uno de mis hijos, inmediatamente al acto usurpatorio y la tomó por el cuello, ejerciendo fuerte presión y zarandeándola con mucha violencia, lo que constituye claramente, un hecho independiente de violencia de género lo que de por sí resignifica el injusto base y que deberá ser investigado y, llegado el caso, penalizado proporcionalmente», señalan en el documento.

«Taboada manifestó en todo momento que venían a ocupar el campo y que no necesitaban ningún permiso para hacerlo, ni de la Sociedad Anónima titular de la explotación, ni de la policía, ni de la justicia. Que así eran y serán las cosas a partir de ahora en la Argentina. Que, va de suyo, que de la simple exposición de los hechos acaecidos, surge prístina la comisión del delito de usurpación», detalla la denuncia.

Según la denuncia, el predio sigue ocupado por un grupo de personas que oscilaría entre 35 a 40 personas. «Se solicita la inmediata apertura de la IPP (Art. 212 del ritual) y que se adopten las medidas de desalojo del predio de todos los intrusos, a los fines de recobrar la normalidad existencial y productiva del lugar y de las personas que allí desempeñan cotidianamente sus tareas rurales», concluye.

Por: Belkis Martínez (La Nación)

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *