La aventura de una adolescente británica con el ISIS con un final esperado

Image

 

Khadiza Sultana no habría sobrevivido en su aventura de adolescente jihadista en Siria. Una de las tres adolescentes británicas que escapó desde Londres con sus dos amigas en febrero pasado seducida porDaech (ISIS) en las redes sociales, habría muerto durante un bombardeo en Raqqa cuando buscaba regresar a Gran Bretaña, desilusionada con el ISIS. La familia no tiene noticias de ella desde mayo ni responde sus mensajes de texto. Pero alguien se comunicó con ellos esta semana para anunciarles su muerte desde Siria.

En una emocional lamada telefónica a su familia desde un cibercafé de Raqqa, Khadiza Sultana les contó de su desilusión, de su miedo. ”No tengo un buen sentimiento, estoy asustada”, les confesó. Fue su último mensaje, en mayo. Esta semana, esta familia de inmigrantes del este de Londres recibió la confirmación de lo que más temía: Khadiza habría muerto durante un bombardeo ruso, en la ciudad que es el bastión del ISIS.

Su hermana Halima Khanom reconoció anoche: ”Nosotros esperábamos esto. Pero al menos sabemos que está en un lugar mejor”, dijo en una entrevista con ITN, el canal británico.

La joven había partido a Siria en febrero junto a sus amigas Shamima Begun y Amira Abase, todos estudiantes en la Bethnal Green Academy de Londres. Mintieron a sus padres y les contaron que salían de shopping. Una cámara de seguridad del aeropuerto las detectó, las tres juntas, con un pequeño bolso de viaje, rumbo a Turquía. Iban a reunirse con otra amiga del colegio, que había partido antes a Siria. Después, solo supieron que Khadiza se había casado con un norteamericano de origen somalí, muerto en combate. Sus dos amigas también se casaron pero nadie sabe con quién o dónde están.

Las tres adolescentes británicas captadas por una cámara de seguridad en su viaje sin retorno desde Londres a Siria. / Archivo Clarín

Cuando la familia buscaba pasadores para sacarla de Siria, Khadiza llamó a su hermana Halima desde Raqqa, usando WhatsApp. Habló durante 40 minutos y describió como intentaba escapar del bastión del ISIS. Ella sabía que la pena para los desertores era un tiro en la cabeza, un brutal degollamiento o pedradas para intimidar a los otros que querían desertar.

Cuando su hermana le preguntó que posibilidades tenía de hacerlo, ella respondió: ”Cero. ¿Dónde está mamá? Yo quiero hablar con ella”.

En una conversación con ITN el jueves, su hermana Halima dijo que se sintió “impotente” al escuchar a su aterrorizada hermana.

La familia había contratado al abogado Tasnime Akinjee, que había conseguido localizar a Khadiza en Raqqa y estableció contactos con su grupo que podía sacarla. Pero el riesgo era altísimo. Se acordaban de Samra Kesinovic, otra novia jihadista de 17 años, que fue apaleada hasta matarla cuando intentó escapar.

Hasta su partida a Siria eran buenas estudiantes, con excelentes notas, que no mostraban signos de radicalización, estaban en las redes sociales y miraban shows de televisión, como el de las Kardashians. Un ex comandante del ISIS, que vivió inicialmente con ellas cuando cruzaron de Turquía a Siria, dijo que “no estaban preparadas para esto”.

Al menos hay otras cinco británicas en el ISIS, encabezados por Sally Jones, convertida, y que hoy está en la lista de personas a matar por orden de los gobiernos de Gran Bretaña y Estados Unidos. Unos 800 combatientes partieron de Gran Bretaña a Siria para unirse al autoproclamado califato.

 

De. María Laura Avignolo

 

agenciainfopaer@gmail.com

Compartir en redes sociales

siguenos en facebooksiguenos en Google+siguenos en TwitterCanal de youtubesígueme en Instagram

 

Publicidad